No comments yet

Encuentro en Polonia – Día 2

Konstancin-Jeziorma, 8 de julio de 2016

Queridos todos:

El miércoles comenzó con la oración habitual tras el desayuno. En ella, Christine, de Siria, nos ha comunicado la experiencia que están viviendo las comunidades de allí. Comenta que la vida comunitaria estaba un tanto apagada, pero que a raíz de lo que ella llama “la crisis” (quiere decir el conflicto tan complejo socio-económico, con connotaciones religiosas, que ha emergido a raíz de la aparición del ISIS) se ha reavivado la vida de las comunidades. Con la crisis las comunidades han retomado los encuentros: ahora rezan, bailan, cantan,… Se encuentran mensualmente; incluso algunas semanalmente para compartir, rezar, estar, reír,… Da gracias por las oraciones y los apoyos recibidos de todas las partes del mundo mediante mensajes de cercanía. Para ellos, saber que en todo el mundo se reza por ellos les reconforta.

Luego rezamos en torno al pasaje del ciego Bartimeo, con representación del texto evangélico y una reflexión a partir de él. Ello dio pie para una hora de oración personal y dos horas de compartir en grupos de compartir. El centro del día fue “la alegría” de sentirse llamados, mirados, levantados, curados,… por Jesús.

El signo del día son unas manos recortadas en papel que entrelazan sus dedos como señal de dar (manos hacia abajo) y recibir (mano hacia arriba). Son las manos de la necesidad y la generosidad que sana como Jesús a Bartimeo.

Tras la comida, hubo una ceremonia de felicitación de los cumpleaños que se han tenido o se van a tener en el mes: unas veinte o treinta personas fueron felicitadas y todos participamos de las dos grandes tartas caseras hechas con bizcocho y distintas cremas de frutas.

Desde allí pasamos a los talleres. El primero se centró en el envejecimiento de las comunidades. Es un fenómeno más común de lo que nos cabe esperar. Hemos compartido las inquietudes y diversas soluciones que se han ido dando en las Provincias; no había, como ayer, ninguna idea ofrecida por el Consejo de Dirección ni por el Equipo de Coordinación Internacional. Al contrario, desean escuchar a las Provincias. Ese es el talante general de los talleres. En el mismo taller estaba otro punto que no ha dado tiempo a ser tratado: nuestra relación con El Arca.

signo del jueves

En el segundo taller hemos compartido la problemática de los consiliarios o capellanes, así como el de la referencia ante las Iglesias de los obispos de referencia. Los problemas son muy variados y aquí no es lugar para explicar. Igualmente hemos recibido la información del equipo de los delegados de las Iglesias con el fin de ver cómo desarrollar y difundir nuestra espiritualidad de FyL. También el P. Adel, jesuita egipcio, ha contado su experiencia de compartir el carné de ruta con una comunidad islámica en su tierra. También hemos recibido alguna información del trabajo que se está dando en otras Provincias de diálogo interreligioso en FyL con hindúes e islámicos.

Tras los Talleres, hemos tenido tiempo libre que hemos aprovechado para compartir, como hemos podido por el hándicap del idioma, con otras provincias. Por ejemplo, hemos ahondado con Christine, de Siria, sobre su realidad. Evidentemente, FyL ha quedado afectada por toda la problemática que se da en aquella tierra. Algunas comunidades (de Homs, de Alepo,…) han desaparecido. Además muchos miembros de las comunidades han buscado refugio en Europa (Alemania, Suiza,…). Y algunos han muerto a causa de los bombardeos. Otros han sido llamados a participar del ejército.

El resto de la tarde fue el lavatorio de los pies. Fue dirigido por Dave Gullman, pastor de la iglesia menonita, casado y con un hijo con discapacidad intelectual. Fue una invitación a vivir la vida como servicio a los más pequeños, los preferidos de Dios y a dejarnos servir. La ceremonia se hizo sin prisas, en silencio, con hondura, con anhelo de dejarnos habitar por el Amor extremado de Jesús.

La noche acabó con la cena y los posteriores corrillos para charlar, cantar, compartir más o menos seriamente. En medio, alguien nos informó de que Francia es la finalista de la Eurocopa. (Con lo que me gusta a mí el futbol… ¡Y se me había olvidado que había Eurocopa! Es la fuerza de la fraternidad visible entre nosotros). Entre lo que se cuenta, y las dificultades idiomáticas, nos reímos mucho mucho.

Nada más. Hoy más. Os tenemos en el corazón: al fin y al cabo, estamos aquí por vosotros y por nuestros amigos especiales.

Unidos en el Señor

Miguel y Muski

Escribe tu comentario