No comments yet

“PEREGRINANDO CON FE Y LUZ”: Experiencias del encuentro en Guadarrama del 19 y 20 de Mayo

Experiencia de una madre

Me gustaría compartir un poco de lo vivido estos días en Guadarrama, un fin de semana totalmente diferente a “salir a la sierra”: La oportunidad de “tocar” la felicidad junto a nuestros chicos, los preferidos de Jesús.

El encuentro empezaba ya con los correos electrónicos que iban y venían, en los que los organizadores intentaban pedir los datos necesarios y tenían que realizar un gran ejercicio de paciencia esperándolos… ¡Finalmente casi todo quedaba concretado!

Después, el viaje en autobús, muy recomendable, porque se tiene la oportunidad de estar ya en reunión: Vamos llegando y nos encontramos, contentos por estar juntos, nos saludamos, nos presentamos si no nos conocemos, nos contamos cosas… y siempre ¡la sonrisa en la cara!

Al llegar, la acogida en las habitaciones ha sido especial, con pequeños detalles en la puerta, sobre la cama… ¡mejor que un gran hotel! Gracias a todos los que han estado trabajando en este equipo.

El tiempo que cada uno podía ofrecer para este fin de semana, sábado, domingo o todo el tiempo, lo he sentido fructífero, porque lo importante es dar intensidad a cada momento que se vive, ¡es el que se tiene solamente!

He visto mucha agilidad en la Gymkana, con unos Misterios Gozosos como hilo conductor que hacían reflexionar y cada uno colaboraba contento para que el equipo superara cada prueba, incluso “cuidando” a alguno que le “asustaban” los globos…¡Gracias Juan!. También todo el agradecimiento a los organizadores.

El tiempo de formación, aunque no puede llegar a todos, sí he encontrado que daba pautas para la consulta de nuestras páginas web, así “los que más hayan comprendido” pueden presentarlo a los demás, aprovechando momentos de comunidad, en casa… ¡Hay mucho que ver, gracias Miguel!

El tiempo de grupos muy de familia, parecía que estábamos juntos en el salón de casa…

Estupendos los talleres del 4º Tiempo y de Cantos, era precioso ver la colaboración entre los que los habían preparado y los que se sumaban, las ganas de hacerlo bien, con seriedad, buscando progresos y mejoras para cada comunidad, para todos. Creo que deben ponerse en común con todas las comunidades, de las dos provincias…

Los momentos de descanso, de comedor, de charlas por los pasillos, en el baño… Todo ha sido importante para ponernos al servicio unos de otros… Seguramente algunos mucho más, ¡gracias a todos los que habéis trabajado especialmente para este encuentro!

Siempre adelante juntos, atentos a lo que se vaya convocando y así podamos participar, pidiendo por todos y con lo vivido en el corazón.

Un abrazo,

Esther (madre de Maná)

Guadarrama 1

Fe y luz: experiencia de una recién llegada.

Me llamo Beatriz, tengo 24 años y el pasado fin de semana del 19-20 de mayo, coincidiendo con el encuentro anual de Guadarrama, conocí a la gente que forma Fe y Luz a través de mi hermano Alfonso, que pertenece a la comunidad de Maná. Fue una gran experiencia para mí ya que desde el primer momento me sentí totalmente acogida por todos y tuve la oportunidad de entablar amistad con gente de diferentes edades pero con algo en común: la ilusión de celebrar el don de la vida.

La jornada comenzó con una oración, un acto de presentación de las distintas comunidades y, después de esto, realizamos una gymkana por grupos. A continuación, comimos todos juntos los alimentos que cada uno habíamos traído y, tras un breve descanso, tuvimos una actividad de formación sobre Fe y Luz en las redes sociales. Más tarde vino la merienda y participamos en una actividad en la que compartimos las experiencias vividas en Fe y Luz, los valores que nos aporta, nuestros propósitos para el futuro, etc.

Para finalizar el día, después de la cena, nos unimos para realizar el concurso “Operación Fe y Luz”, en el cual cada comunidad cantaba una canción con una coreografía ante un crítico pero simpático jurado con el fin de obtener alguno de los premios: mejor canción, mejor coreografía, etc. Por último, realizamos una oración y nos fuimos a dormir para recobrar fuerzas. Al día siguiente, tras desayunar y recoger nuestras habitaciones, nos dividimos en dos grupos para hacer un taller sobre “Cuarto tiempo” y aprender juntos varias canciones en el jardín del recinto. Finalmente, nos unimos todos para celebrar la Eucaristía al aire libre, en un bonito y natural entorno.

Después de esto fuimos a comer y nos despedimos con algo de tristeza porque el encuentro había llegado a su fin pero también con alegría por haber compartido estos valiosos momentos.

Beatriz (hna de Alfonso, amigo de Maná)

Guadarrama 2

Escribe tu comentario