1

La vivencia de un Retiro con Jean Vanier

retiro-jean-vanier

En el acto de presentación, Jean Vanier, tras recordar los hechos que dieron lugar al nacimiento de Fe y Luz, señaló las muchas dificultades que, en aquellos años, tenían las personas con discapacidad mental para ser reconocidas como iguales, incluso dentro de la Iglesia.

Sin embargo, por ser criaturas de Dios, Jesús nos quiere como somos y una de las misiones de Fe y Luz es poner de manifiesto que todas las personas son importantes y, en consecuencia, hemos de acercarnos a todos los que son rechazados con amabilidad. Escuchándolos crearemos lazos profundos de amistad y eso implica reír y llorar juntos, ayudándonos a encontrar la paz en nuestros corazones. De ahí la importancia de estar juntos y no sentirse aislado, sólo, pues todo gira en torno a la relación personal. La comunicación entre madre e hijos, desde el nacimiento está llena de amor, de ternura, de alegría…

El mensaje de Jesús “Amaos como yo os he amado” es romper las barreras que nos separan.

El cometido de Fe y Luz es algo más que crear pequeños grupos, pues su propósito es reunir a las familias manifestando que el hijo con discapacidad es un ser hermoso. El secreto de la debilidad es que nos necesitamos y así hemos de ayudar a los demás con generosidad, aunque lo más importante, es amarlos.

Hemos de aprender de las personas que son diferentes, pero eso lleva su tiempo. Derribar los miedos, superarlos y llegar a la ternura, al efecto, es un camino largo, doloroso en algunos momentos, pero es donde descubrimos y aprendemos que Dios está presente incluso en quienes nos alteran.

En Fe y Luz hay un elemento de misión porque crear lazos de amistad con personas con discapacidad nos cambia. Es una experiencia que nos lleva a descubrir que estoy aquí para recibir tu mensaje y sin dar órdenes recibo un regalo que transmito gratuitamente a otros.

Necesitamos amar para ser amados.

Fe y Luz es un deseo de Dios en el que el ser humano descubre que es amado. Recibir y acoger a personas con deficiencias es un regalo extraordinario que se opone a los conflictos y a los odios que se dan en el mundo. Las personas con discapacidad nos pueden conducir al amor.

Fe y Luz es un movimiento que en la iglesia y en el mundo está dispuesto a ser constructor de paz. El corazón de una comunidad de Fe y Luz son las personas más vulnerables. Aquellas que son ofendidas fácilmente porque no tienen capacidad para defenderse.

En nuestras comunidades lo ideal es un grupo sin ningún conflicto, pero la realidad es a veces, muy distinta y dolorosa. Cuando surge algún desacuerdo porque tenemos diferentes preferencias y distintas formas de hacer las cosas, se produce sufrimiento. No siempre queremos escuchar y en la comunidad debe hacerse para construir juntos.

Juntemos a las personas en el amor.

Fe y Luz es una familia donde los muros caen y al encontrarnos nos hacemos amigos porque deseamos amar a los demás. En la comunidad nos necesitamos. Cada uno con sus carismas y es menester la ayuda de Jesús para aceptar mi vulnerabilidad ante los otros. Jesús nos quiere como somos porque nos ama de verdad, aunque siempre estamos en camino de perfección.

Necesitamos prudencia para ayudar a crecer a todos los miembros de la Comunidad. Se precisa que las comunidades crezcan para extender mensajes de amor y de paz.

Esta síntesis de las charlas de Jean Vanier más los testimonios en los grupos pequeños, y la convivencia, incluso sin palabras, con todos los participantes me han dado materia para meditar sobre mi pertenencia e integración en Fe y Luz y la misión de esta. Así que gracias a quienes tuvieron la idea de organizarlo y a los amigos que insistieron en que decidiera ir porque me vendría bien. ¡Que razón teníais!

 

Un veterano de Fe y Luz

Comment(1)

  1. Reply
    Bablofil says

    Thanks, great article.

Escribe tu comentario