No comments yet

La asfixia del corazón

Nuestra sociedad acentúa nuestra necesidad de independencia y de autonomía mediante la competitividad y la fuerza, y esto constituye un verdadero peligro: el de hacernos olvidar que cada uno de nosotros somos ante todo un ser de relaciones, llamado a abrirse a los demás, a servirles. Cada uno está llamado a ser responsable de la creación de un mundo en el que haya fundamentalmente solidaridad y amistad. El repliegue sobre uno mismo conduce a una asfixia del corazón, de todas las energías de amor, a una indiferencia con respecto a los otros que genera grandes desigualdades entre fuertes y débiles. Esto provoca envidias, odios, guerras y muerte.

Jean Vanier , Amar hasta el extremo,  P 81

reflexion-semanal-20161110

Escribe tu comentario