No comments yet

La calidad de la comunidad

Aunque los números sobre la expansión de Fe y Luz a veces son instructivos, no dicen nada de lo esencial. Pues no es el número de comunidades ni el de países lo que importa, sino la calidad de lo que allí se vive, el amor y la compasión que en ellas crece.

San Juan de la Cruz escribió: “El más pequeño movimiento de puro amor es más útil a la Iglesia que todas las obras reunidas”. Una comunidad, sea muy atractiva o muy desestructurada, pero profundamente deseosa de estar cercana a la persona frágil, de amar más, de ser un solo corazón, es más útil que muchas comunidades instaladas en la rutina. Al mismo tiempo, seguro que lo que Dios desea son muchas comunidades inflamadas de vida y amor.

Marie Hélène Mathieu, Nunca más solos, pág. 217

reflexionSemanal8

Escribe tu comentario